Un sitio demasiado personal

Estás dentro de la biografía o alguna anotación del blog. Tómate la libertad de resivar todo el sitio.

¿Quieres leer más anotaciones? Visita el área de archivos

» L'podcast

Cartas Perdidas & Oximorones Aleatorios

Escrito

(escuchando Partisans de Ólafur Arnalds)

La primer forma.

En la búsqueda constante de esa voz y ese tono, ha pasado de todo. Después de leer, re-pensar y re-configurar parte del proyecto que traigo entre manos, decidí darle una vuelta al tenor del podcast. Sin duda, decidí regresar a ser “un explorador de historias”. Las que van añejándose al trote de los años. Unas, veladas por la vorágine de lo cotidiano. Mezcladas de olvido y cierto desapego a las mismas. Otras, hechas y escuchadas en los cafés, en la estación del metro, en las salas de hospital… En la cercanía de las situaciones menos indicadas.


Cartas Perdidas.

Hace bastante tiempo, escribí un número de cartas. Éstas, no tuvieron la oportunidad de llegar a su destino.
Por el miedo. Por la negación. Por furia.
Por mí.

¿Qué pasó en realidad?

Hoy, puedo ser franco con las cosas. O, dejarlas a un lado.
Por ejemplo, cuando no llevo los audífonos y ando en la calle, pienso en un ruido blanco. Eso, me permite concentrarme en lo que debo estar (o en ese caso, no estar). Ese mismo ruido blanco, lo tuve durante varios meses (a la par de hallar esas cartas escritas en la libretas a lo largo de los años). Ese mismo sonido, encontró hacer eco en ese lugar vacío. Y a partir de ahí, consideré lanzarme al precipicio.


No sé hacia qué lugar se dirijan estas Cartas Perdidas (solo hay una cantidad determinada y sigo en proceso de revisión-edición y adaptación al guión). Lo que puedo asegurar, es que será algo muy personal.

Oximorones Aleatorios

Cuando comencé la misión de re-leer-me con un juicio más claro, hallé algunos oximorones dentro de las cartas. Quizá, por ese deseo inalienable de encontrar la causalidad de los mismos. Eso, me abrazó en varios instantes (reflejados, justo en en punto del inflexión de “esa emoción”) y una que otra re-flexión al respecto. Sentí la necesidad de ser más “diplomático” y menos severo con la serie de contradicciones que somos (todos) en general. Así que, los oximorones serán parte de la temática de cada carta.

Ajá, Jorge Cocompech y ¿sólo harás eso… qué sigue? ¿cuándo lanzas los próximos episodios?

Estoy en la selección musical de los episodios. La música, es uno de mis pretextos favoritos para iniciar una conversación. Lanzaré cuatro episodios para terminar y cerrar esta temporada de exploración (así como el año)

¿Y ya?

Pues lo que me ha llevado a continuar con el podcast, es la cantidad de gente que está suscribiéndose.
Me motiva. Algo está pasando y los últimos episodios han tenido un singular número de descargas.
Aquí, es donde quiero ser agradecido con todos los que escuchan mis travesías.
¡Gracias!

¿Y el próximo año?

Dependerá de tres puntos al respecto.

El primero, es un podcast que escribo, produzco y edito: La Miscelánea.
Junto a Rulo, semana a semana, llevamos a la comodidad de su dispositivo de audio (y plataforma de streaming favorita) temas de interés en general, mezclado con una tónica algo desenfrenada y algo fachosa. Raúl, es un tipo muy “clavado” en el tema de criminología (por ahí tiene el MC y PhD en esos tenores). Vamos viento en popa y esperamos lograr ciertos objetivos para este cierre de año. Hay otras cosas que van sonando por ahí. Es cuestión de meditar y regresar a las olas del azul casi morado.

El segundo, es desmarcar lo que hago desde lo personal (la opinión política) hacia otro lar.
Sigo pensando que la Filosofía es parte de mi. Así que veré, si realmente eso pasa.

El tercero, va hacia lo visual. Tengo definido el tema. Lo que aún no lo logro cerrar (por el tema de hacer un buen proyecto) es el formato de salida.

Pd.
Espero terminar en estos días, la sección de podcast para este sitio.

Autor
Categorías Podcast, Personal